Es una terapia desarrollada por el Dr. Edward Bach (1886-1936) hace más de 70 años. Se trata de una técnica holística, vibratoria y energética basada en la combinación de algunas de las 38 esencias florales descubiertas por el Dr. Bach, las cuales trabajan en nuestro organismo, aportándonos el equilibrio para ajustar las carencias que circunstancial o tipológicamente tenemos.

Al ser un Método Natural es apto para cualquier ser vivo, persona, planta, animal, etc. Nos ayuda a equilibrar y armonizar nuestro sistema físico, emocional, mental y espiritual, refuerza nuestra salud y sana las debilidades que aparezcan, evitando de este modo que éstas cristalicen en nuestro sistema y nos provoque enfermedades. Se trata también de una técnica preventiva excelente, tanto, que se puede acudir a ésta terapia para prevenir y sanar tanto a embarazadas, bebés como a ancianos ya que no hay contraindicaciones.

Las Flores de Bach se pueden tomar simultáneamente a cualquier otra terapia o complementando incluso a la medicina alopática, en ningún caso esta terapia floral sustituye la labor de la medicina convencional o de cualquier otro profesional, si bien es cierto que al tomarlas se armonizan disfunciones que contribuyen a la rápida mejoría y como consecuencia se aceleran los procesos de curación que se estuvieran llevando a cabo con medicinal o tratamiento tradicional.


Cada una de las 38 esencias actúa con un propósito bien definido y es importante que el terapeuta indague en la raíz del problema para encontrar la fórmula que más se adapte a cada situación y persona, con ello se destaca que se trata de una terapia totalmente personalizada.

El tratamiento puede ser por vía oral o aplicación local, mediante cremas, aceites, ungüentos, etc., ya que las Flores de Bach no solo actúan desde el interior sino que también son excelentes remedios a nivel transpersonal.

Desde 1976 la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda a sus estados asociados la aplicación de medicinas alternativas, entre ellas la Terapia Floral de Bach. En este sentido, la OMS, publicó en 1983 un estudio dirigido a las administraciones sanitarias de sus estados miembros, donde recomienda explícitamente la terapia de Bach. ("Médicine traditionnelle et couverture des soins de santé" OMS Genève pg. 162.)

 El procedimiento consiste básicamente mantener una entrevista con el paciente para saber qué debe sanar, a qué debe enfrentarse que le produce algún tipo de malestar, angustia o depresión y a raíz de ello se crea la fórmula más adecuada para el paciente.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted